sábado, 26 de febrero de 2011

El Pentáculo

El Pentáculo es el símbolo de la Antigua Religión. Representa la presencia de la Naturaleza expresada y el poder de la Divinidad Superior.

Conocido por casi todos los practicantes del Paganismo, este símbolo encarna el poder fertilizante de la Magia.

En sí mismo representa los 4 Elemtentos de la Naturaleza (tierra, agua, aire y fuego) junto al Quinto Elemento del Espíritu. 

Es un símbolo antiquísimo que ya se utilizaba tanto en Egipto como en la Europa medieval, y los hallazgos arqueológicos afirman que fué usado por los Mesopotamicos cuatro mil años antes de nuestra era. 

Su figura geomética está compuesto por dos dibujos; la estrella y el círculo. 

La estrella representa al ser humano (con las piernas y los brazos extendidos) buscando la Luz de la Verdad. Cada una de sus puntas  representa a los 5 sentidos cognitivos (gusto, vista, oído, olfato y tacto) y a la conexión con el Universo. 

El círculo de alrededor representa la energía del Espíritu que lo abarca todo, unificando todas y cada una de las criaturas. 

En su conjunto es un símbolo de búsqueda, apertura, armonía y magia. Un símbolo positivo que favorece el crecimiento interior y exterior.  

Los primeros Astrólogos ya lo usaban, igual que Pitágoras para representar la Salud. Los Wiccanos de la actualidad lo usamos en su auténtico significado. Como símbolo astro-religioso y mágico atrae la buena suerte, ofrece protección y da consuelo espiritual. Ante él todas las fuerzas del mal se disipan, dejando paso a la Luz del Universo.

Para nosotros es un símbolo sagrado, nuestro símbolo y en él vemos la expresión del hombre que busca la armonía con la Naturaleza. Solemos tenerlo en el altar de nuestra fe, y con él realizamos nuestras devociones, rituales, hechizos, etc. Sirve tanto para representar la parte mística y espiritual de la Wicca, como para evocar el poder de la Magia.

Acoger este símbolo como propio y sentirse identificado con él, es afirmar nuestra búsqueda espiritual en la Naturaleza. Los Paganos lo usamos como colgante y como símbolo sagrado en el altar. Igual que los cristianos llevan la cruz para conectarse con Jesús y los judíos la estrella de David para conectarse con Yavhé, los Wiccanos llevamos el Pentáculo para conectarnos con la Naturaleza. 

Existen muchas estructuras del Pentáculo, pero se pueden resumir en dos; el de altar y el colgante.

El Pentáculo de Altar; se tiene como símbolo central de fe. Sirve para  representar nuestra búsqueda, los elementos y a los Dioses. Se coloca en el altar y sobre él pueden ponerse velas de ofrenda a los Dioses, los objetos que se van a bendecir, trabajos mágicos o hechizos escritos. Cuando se pone algo sobre él, la bendición o el trabajo energético es más potente. Hace que las energías elementales se equilibren y que el Espíritu interceda. Con él también hacemos sanaciones y devociones a la Luz.  

El Pentáculo de colgante; se lleva colgado de un cordón o cadena. Sirve como símbolo de fe pagana. Se usa como protección y bendición personal. Además de ayudarnos a expresar en qué creemos, nos ayuda a equilibrar nuestras energías personales. Yo siempre llevo colgado uno de plata, y cada vez que lo miro, me acuerdo de los elementos y de la Diosa-Dios.

Si eres un Wiccano seguro que ya tienes tu Pentáculo, pero si estás empezando estaría bien que buscaras uno que te inspire devoción. En el mercado esotérico puedes encontrar un montón de Pentáculos. Los hay de plata, en oro, en baño, en metal, en madera, para el altar, decorados con flores, con símbolos elementales, etc. A mí personalmente me gusta el sencillo (sin símbolos añadidos) pero tú debes escoger el que más te atraiga. 

El Pentáculo de altar también puedes encontrarlo en el mercado, o puedes hacertelo tú mismo. Yo lo tengo de las dos formas, comprado  y hecho, y los dos funcionan igual. Se dice que si construyes tú mismo las herramientas mágicas, es mejor porque les otorgas tu energía personal. Esto es verdad,  pero la clave para que funcione es usarlo con Amor y Fe.

Actualmente el que tengo en mi altar es artesano. Lo preparé con una tabla, lo dibujé yo mismo y lo pinte con los colores de la Madre Tierra (negro y verde). Está consagrado con un ritual elemental, y lo uso muchísimo.

Si buscas en Internet o en los libros de Wicca, comprobarás que hay varias versiones del Pentáculo para el altar. Algunos tienen los símbolos del Dios y de la Diosa, otros tienes runas o símbolos planetarios, y otros incluyen escobas, calderos y athames. Todo esto está bien, pues en la variedad está el gusto, y será tu interior el que tenga que decidir cual usar en tus ceremonias. 

Tanto el Pentáculo de altar como el de joyería pueden consagrarse. La consagracion le otorga el poder divino y hace que el objeto pase de ser "un objeto fabricado en serie" a un objeto dedicado a la Divinidad. La consagración es importante, y debes de hacerla tú mismo para que el objeto sea tuyo. Es verdad que te lo puede consagrar un Maestro Wicca, pero lo mejor es que lo consagres tú mismo.

A mí personalmente el Pentáculo me encanta. Cada vez que lo veo en el altar o colgado siento "algo extraño". Es como recordar la historia del hombre y su búsqueda eterna. Cuando me acuesto y lo toco no puedo evitar sentirme conectado al Universo. A veces le doy vueltas y me acuerdo de las Estrellas. Mirarlo me inspira devoción, místicismo y magia, y me alumbra la senda con esperanza.

Es verdad que este símbolo fué contaminado por diversas fuentes y mucha gente cuando lo ve lo asocia al diablo, pero hay que decir que nunca fué un símbolo oscuro. En su origen representaba al Unvierso, a las estrellas, a la luz y a la Diosa Egipcia Nuit y a la Diosa Romana Venus. A partir de la época medieval, las personas que estaban en contra del sistema feudal de la Iglesia, invirtieron todos los símbolos sagrados en señal de protesta. Invirtieron la cruz, invirtieron el Pentáculo y cualquier símbolo que estuviera asociado a la espiritualidad.

Yo lo llevo siempre puesto. Y si fuera un símbolo del mal jamás lo llevaría. Normalmente lo llevo por dentro, pegado a la piel. No me gusta que la gente lo toque, pues es algo personal y privado. Llevarlo constantemente sirve tanto para expresar nuestra fe, como para protegernos y armonizarnos.

Te gusta este símbolo....?
A qué lo asociaste la primera que lo viste....?
Porqué....?
Tienes alguno en tu rincón sagrado...?
Cómo lo usas...?

Sabio y Bendito seas