lunes, 9 de enero de 2017

Cerrando Ciclos Personales (2ª Parte)

La Purificación del Fuego Sagrado

Ahora que ya has escrito la etapa que quieres cerrar y has dado las gracias por ella, es el momento de pasar a la acción. Si el trabajo lo has hecho bien, al escribir tu historia habrás recordado un montón de detalles significativos. Habrás sentido emociones y te sentirás en paz contigo mismo y con las personas vinculantes. Si el ciclo que has terminado fue muy doloroso, todavía resonarán en tu mente los recuerdos. Si así lo sientes puedes leer varias veces al día tu carta, para asegurarte de que tu inconsciente absorbe toda la información. 

Cuando te sientas listo procede al ritual de purificación. 

Para hacerlo vas a necesitar una serie de elementos que te ayudarán a purificar las energías y a cerrar el ciclo. 

Ingredientes necesarios:

1  Velón Blanco de Parafina
1 Cazuela de Barro Grande (de unos 30-40 cm aprox.)
1/2 Kilo de Sal
Aceite de Oliva
Vaso con Agua
Cazuela pequeña para el Sahumerio
Carboncillos Litúrgicos
Mezcla de Hierbas "Cerrando Ciclos"

Si eres un trabajador de las energías conocerás el poder de los cuatro elementos. Si no lo eres pero te has decidido a practicar este ejercicio has de saber que necesitas la presencia de los cuatro elementos para que el trabajo mágico sea equilibrado. Cada elemento se encarga de cumplir una función en el ritual a saber:

La Tierra se encarga de asentar el trabajo, protegerlo y darle estabilidad. 
El Agua absorbe la energía que generas, te ayuda a saber cómo va todo y refresca emociones. 
El Aire se encarga de elevar tu petición, ascender tus ruegos y purificar el ambiente. 
El Fuego se encarga de transformar la energía tóxica, purificarla y llevarla hacia el Espíritu. 

Todos los elementos son importantes y todos deben estar en el ritual. La mezcla de hierbas que debes usar ("Cerrando Ciclos") has de prepararla para que te ayude a cumplir tu propósito. Es una mezcla compuesta de tres hierbas. Cada una de ellas con una virtud que beneficia tu vida. Las más adecuadas para este caso son:

Mirra -  Para purificar las energías tóxicas, pesadas, negativas, insanas. 
Ciprés -  Para cicatrizar las heridas y llevar las energías a su lugar de reposo. 
Olivo - Para eliminar las emociones insanas y recuperar la paz.

Nota: las hierbas escogidas están sumamente estudiadas para este rito. Si analizadas cada una de ellas comprobarás que todas "casan" bien. La Mirra ya la usaban los egipcios para embalsamar y con ella preparaban aceites y lociones. Tiene una virtud desinfectante y limpia la negatividad. El Ciprés es un árbol que otorga paz a las almas y ayuda a calmar los dolores. Energeticamente nos ayuda a cicatrizar las heridas y es por esto que plantamos cipreses en los cementerios. El Olivo por su parte calma el corazón, facilita la digestión de los traumas y otorga paz. Unidas en una misma mezcla estas hierbas trabajan conjuntamente para que tus ciclos se cierren en paz. A esta mezcla la llamamos "Cerrando Ciclos" y es que usarás en el rito. 

Preparación del Ritual:

Toma la cazuela de barro grande y forma con la sal un círculo. Procura que el círculo esté lo más cercano al borde de la cazuela (para que sea amplio). El círculo de sal se encargará de proteger el trabajo. 

Toma la Mirra, el Olivo y el Ciprés y muélelos en el molinillo de café. Necesitas pulverizas las tres hierbas para que queden en forma de polvo. Cuando las tengas molidas mézclalas bien en un recipiente aparte. Has de preparar bastante cantidad de la mezcla, de modo que usa un medidor para que sea a partes iguales de cada una. 

Cuando tengas la mezcla del polvo ponla sobre un papel de cocina y extiéndela. 

Toma ahora el velón y sácalo de su funda. Con un objeto punzante (aguja, tijera, etc)  escribe en el velón tu nombre completo y fecha de nacimiento 3 veces. 

Toma aceite de oliva y unge el velón con él. Hazlo dándole un suave masaje. Mientras lo haces piensa en la paz que estás conjurando. 

Pasa el velón por la mezcla de hierbas que has preparado. Rebózalo bien para que se impregne de ellas. Hazlo rodándolo por las hierbas. No olvides de impregnar también la base del velón y la parte de arriba (donde está la mecha). 

Cuando el velón esté rebozado alzalo con los dedosy ladéalo para que la hierba que no se ha impregnado al velón caiga. Así quitarás el sobrante de hierba. 

Pon el velón con cuidado en el centro del círculo de sal. 

Coloca el vaso con agua al lado izquierdo de la cazuela. 

La cazuela pequeña (para el sahumerio) ponla al lado derecho. 

Toma una pizca de sal y échala al vaso de agua. Esto ayudará a que su función sanadora se potencie. Si tienes una rama de olivo, salvia o romero ponla  dentro del vaso. Servirá para potenciar el efecto sanador del agua. 

Toma otra pizca de sal y échala a la cazuela pequeña. 

Pon un carboncillo litúrgico sobre la sal. 

Ahora que tienes preparados los cuatro elementos, es el momento de comenzar la magia. 

Entra en un estado de ánimo relajado y concéntrate. 

Toma una cerilla de madera y enciéndela diciendo:

Hágase la Luz en este Altar
Que la Luz sea

Prende el velón y afirma: 

La Luz de la Diosa es Activa
La Luz de la Diosa es Vital
La Luz de la Diosa es Eterna

A continuación di tu nombre completo en voz alta 3 veces. 

Respira profundamente y siente la presencia de la  Diosa en ti. Afirma;

Ven a mí oh Gran Madre
Y haz que mi conjuro sea lleno de tu Don
Dale la virtud de los Maestros Veteranos
Dale la grandeza de tu Santa Bendición
Haz que sea justo el resultado de mis obras
Haz que tu presencia tome ahora posesión
Bajo la Gracia Divina y en Armonía con todo
Que así sea

Gracias Gran Madre Eterna
Porque estás aquí, junto a mí

Toma cerillas y enciende el carboncillo litúrgico. Para no quemarte utiliza unas pinzas de cocina. Cuando el carboncillo esté al rojo vivo añade una cucharadita de la mezcla "Cerrando Ciclos". 

Cuando el humo comience a elevarse afirma; 

Eleva mi oración a la Presencia de la Diosa
Purifica mi morada con tu aroma y bendición
Haz que mi palabra sea sabia y virtuosa
Haz que sea digna de invocar su protección

A continuación recita una oración a la Divinidad para que te asista. 
Pon tus manos alrededor del velón y afirma la siguiente oración:

Oh Fuego Sagrado de la Llama Viviente
Dispensa tu Luz en mi Templo por siempre
Satura mi ser con tu gracia clemente
Libera mi cuerpo, mi alma y mi mente

(30 veces)

Repite la oración sintiendo el poder de las palabras. Hazlo siendo consciente de que el fuego purifica tu energía tóxica. 

Es el momento de recitar una oración a la Madre Divina para que tu vibración espiritual se eleve. 

La Oración Diaria del Servidor de la Diosa

Madre Eterna que estás en los Cielos
En la Tierra, en el Mar y en todo el Universo
Siempre alabado sea tu Vientre, lleno de Luz y de todo lo Viviente
Venga a nosotros tu Santa Radiación
Aportándonos la cura del Amor y del Perdón
Nuestra vida sea llena de la luz que precipitas
Elevándo nuestro ser hasta la Gloria de tu Reino
Danos hoy el pan que vivifica nuestro cuerpo
Junto al vino de tu sangre que alimenta nuestro cuerpo
Nuestro yo sea contigo por la gracia de tu verbo
Ahora y en la hora de la Luz
Amén

Nota: repite las oraciones en voz alta y clara. Sé consciente de que a través de la palabra hablada tú estás conjurando la luz y programando el fuego del velón para que cumpla su tarea. 

Traza con tu mando dominante el Pentagrama sobre la llama del velón (sin quemarte). Hazlo con tu dedo índice. Con este gesto sellas la programación del velón. 

A continuación siéntete en paz por hacer entregado tu historia al Fuego Sagrado. 

Has decidido entregárselo en sus manos y esto es un signo de sanación, humildad, amor y evolución. 

Afirma;

Declaro que mi petición se cumple hoy
Declaro que mi petición se cumple siempre
Declaro que mi petición se cumple sólo divinamente
Sin daño alguno y por el bien común
Que así sea

Con estas palabras declaras que tu deseo es positivo para todos. 
A continuación coloca tus manos sobre el velón y afirma; 

Que esta vela arda con Luz sagrada y santa
En el Nombre de la Diosa, amén.

En Paz nos hemos encontrado
En Paz nos despedimos
Y en Paz nos volveremos a encontrar

Hasta nuestro próximo encuentro
Salve y despedida

Inclina la cabeza en actitud de reverencia hacia la Diosa y deja consumir por completo el velón. 

Cuando se haya apagado recoge los restos de cera y tíralos a la basura. 

La sal, ceniza y el agua del vaso tíralos donde corra el agua.a 

Consejo: cuando prendas el velón mantenlo vigilado. No lo cambies de lugar, ya que esto podría interferir en la fuerza de su magia. Actívalo y déjalo hacer su trabajo. Si el velón se consume por completo (sin llorar ni derramar cera) indica que el trabajo ha sido un éxito. Si llora indica obstáculos y tropiezos que necesitas resolver. En cualquier caso, observa qué hace el velón y hazle fotografías ya que en ellos aparecen mensajes y símbolos que conviene conocer. 

Sabio y Bendito Seas
El Brujo Shiva




2 comentarios:

  1. saludos, apenas leyendo el blog siento un calorcito en las manos el dia que lo aga lo disfrutare mucho que dia y en que horario sia mejor hacer el ritual maestro?

    ResponderEliminar
  2. Te lo recomiendo, es un trabajo magnífico.

    ResponderEliminar